NOTICIAS DE LA FEMPINRA

 

06-12-2008
LABOR CONJUNTA ENTRE ARMADORES, ASTILLEROS Y TRABAJADORES
La construcción naval en el país refleja
señales positivas de recuperación

Argentina Consorcio de Cooperación Naviero e YPF presentan la quinta barcaza tanque
realizada con diseño y construcción nacional.

NotaTRANSPORT & CARGO
EL CRONISTA

Contra todas las tormentas, y navegando sobre el mito de Eduardo Virasoro, el consorcio conformado por Naviera Sur Petrolera SA y National Shipping SA bautiza hoy la barcaza “Argentina V”, en la que invirtió más de u$s 4,2 millones. Además, se presentarán los remolcadores “Lázaro” y “Domador”, dos embarcaciones que fueron reconstruidas en el último año. Estos remolcadores ya se encuentran en funcionamiento y se destinaron al traslado de las barcazas que el consorcio opera para YPF. El próximo año, se presentará un nuevo remolcador de última generación, el “Barranqueras I”, construidoíntegramente en Argentina y por argentinos. La reconstrucción y construcción de estos tres remolcadores demandó a Argentina Consorcio una inversión de u$s 12 millones.
Para el acto se espera la presencia del vicepresidente de YPF, Enrique Eskenazi, el presidente del Consorcio de Cooperación Naviero, Federico Virasoro; el titular de Naviera Sur Petrolera, Alberto Virasoro; el de National Shipping, Aldo Rodríguez. También confirmaron su asistencia los ministros Julio de Vido y Carlos Tomada, y el subsecretario de Puertos y Vías Navegables, Ricardo Luján. Desde el sector de los trabajadores se espera que asistan Hugo Moyano. Omar Viviani, Cayo Ayala, Juan Carlos Smith y Omar Suárez. YPF y Argentina Consorcio firmaron un convenio hasta el año 2013 en el que Argentina Consorcio se comprometió a construir y operar de manera exclusiva para la petrolera seis embarcaciones fluviales de este tipo para el transporte de hidrocarburos. Se espera que en su discurso Federico Virasoro anuncie, además, que en marzo de 2009 estará lista la barcaza tanque“Argentina VI”, la última establecida en el acuerdo con YPF y con la que se superará los u$s 20 millones invertidos. De avanzada YPF es la primera compañía energética del país en utilizar barcazas fluviales de doble casco que garantizan la máxima seguridad de las operaciones. Más de 700.000 metros cúbicos de combustibles se transportan al año por el corredor San Lorenzo – Barranqueras, que une las provincias de Santa Fe y Chaco. Esto resulta vital para abastecer el norte argentino. La barcaza tanque que hoy se bota fue construida en el astillero de la Armada Argentina, el recientemente renombrado“Almirante Segundo Storni”. Al igual que en las anteriores, el encargado de la obra fue el astillero SPI y el armador, National Shipping, ambas de capitales argentinos. La unidad enarbolará el pabellón nacional.
Esta barcaza alcanza los máximos estándares internacionales que establecen la Organización Marítima Internacional, los convenios de navegación Solas y Marpol, y las normas Bureau Veritas, además de cumplir con las exigencias de la Prefectura Naval Argentina. Es la más grande de la familia “Argentina”, con eslora de 95 metros, manga de 18,5 metros, puntal de cuatro metros, calado de 9,5 pies y una capacidad de 5.100 metros cúbicos. Al igual que las anteriores, cuenta con doble casco, que mantiene a los productos totalmente aislados del exterior. Posee dos segregaciones totalmente independientes.
Esto permite transportar en forma simultánea dos productos diferentes de manera segura y eficiente. Cuenta con un cuarto de bombas que permite cargar y descargar las diferentes segregaciones simultáneamente, dándole versatilidad y agilidad al abastecimiento de las terminales, y paneles solares que le aportan autonomía eléctrica. Las barcazas “Argentina I, II, III y IV” ya se encuentra prestando servicios en forma continúa y de manera exclusiva para YPF. La performance de las embarcaciones está cumpliendo de manera sobresaliente con los exigentes objetivos establecidos al comienzo del proyecto. En los remolcadores “Lázaro” y “Domador” se realizaron profundos trabajos de reconstrucción y transformación. El primero pasó de ser un remolcador de tiro a uno de empuje y podrá ser utilizado para transportar a las barcazas de la familia “Argentina”. El “Domador” se incorporó a la bandera argentina y recibió el mismo proceso de ingeniería, para dotarlo, entre otras cosas, de un nuevo radar, SIA (sistema automático de identificación), swing master, indicador de velocidad de caída de proa, ecosondas, y VHF.

 

La industria naval crece con el consenso de sus actores
SE PUDO SOBRELLEVAR LA FALTA DE FINANCIACIÓN
Un acuerdo estratégico entre un armador, un astillero y sindicatos demuestra que aún es posible construir en el país buques que porten la bandera argentina.

Cuando Argentina Consorcio de Cooperación Naviero se lanzó a construir barcazas, se encontró con una infinidad de barreras. Es allí cuando surgió la idea de unir esfuerzos con el astillero Servicios Portuarios Integrados (SPI) y con los trabajadores. Esta trilogía fue fundamental para empezar a trabajar y a aportar ideas. Juntos fueron a las entidades financieras, analizaron los distintos costos y trazaron la estrategia necesaria para encarar las construcciones. La primera barcaza “Argentina I” se construyó sin crédito. Esta era la mejor manera de demostrarles a las entidades financieras que astilleros, trabajadores y empresas eran confiables.
A partir de ese momento comenzaron a abrirse las puertas, como las del Nación Leasing para la segunda barcaza y así arrancó la cadena de financiamiento para continuar con el proceso de construcción. Se rompía el mito de que en la Argentina no se podía construir, que la mano de obra no era la adecuada y que los empresarios argentinos no estaban a la altura de las circunstancias.“Nos cuesta creer hasta dónde llegamos, con una plena convicción de que cuando nos encontramos en una situación límite, sin trabajo, nos volvemos dueños de nuestro propio destino y, a partir de ahí, no hay ningún obstáculo que nos impida crecer y desarrollarnos Nosotros somos una empresa ciento por ciento nacional. Todos los barcos tienen bandera argentina. Siempre la tuvieron y la mantuvimos más allá del decreto 17 72 y todas las normas que impulsaron las banderas de conveniencia. Esto nos generó serios problemas financieros pero, así y todo, seguimos adelante. Si uno está convencido de lo que quiere, habrá muchos traspiés en el proceso pero, el objetivo se logra, y con la ayuda de todos los partícipes de este proceso se hace todo más fácil”, señaló Virasoro, presidente de Argentina Consorcio de Cooperación Naviero. El directivo manifestó que para seguir adelante con estas construcciones navales, “son necesarias políticas de incentivo para el sector. Hoy sale más caro construir en la Argentina que importar una embarcación al país. Una unidad cero kilómetro construida en China paga arancel cero. Para nosotros, aproximadamente el 90 % de los insumos que se utilizan en la construcción son importados y sobre ellos debemos pagar derechos. No puede ser que en la Argentina se castigue el desarrollo de la industria de esta manera. Hay algo que está mal y debemos modificarlo”, recalcó Virasoro.

Fecha de muerte
El transporte de hidrocarburos tiene imposiciones Marpol de la Organización Marítima Internacional (OMI) y de la Prefectura para la navegación fluvial. La empresas están obligadas a utilizar buques de doble casco y se les impone una fecha de muerte a los barcos de casco simple.“Cuando se discutía en la OMI la incorporación del doble casco, el resto de los países, por ejemplo, Brasil, no apoyó esa postura hasta que sus astilleros y sus líneas crediticias no estuvieran en línea para hacer frente a lo que se venía. Nosotros, lamentablemente, no estuvimos a la altura de las circunstancias y esto nos agarró de sorpresa. Hoy, la mayoría de las embarcaciones que han sido renovadas en el país fueron construidas en china, o en cualquier otra parte del mundo, y no en la Argentina”, recalcó Virasoro. Ahora viene la etapa fluvial. La Prefectura dictó la ordenanza, 13 del 2008, que pone fecha de muerte a las barcazas fluviales y
embarcaciones con certificado fluvial, autopropulsadas y no propulsadas, que arranca desde el 2013 hasta el 2018, dependiendo del tonelaje. Es una cantidad importante de embarcaciones que hay que renovar.“Mi duda es si otra vez no vamos a estar a la altura de las circunstancias para hacer frente a
lo que viene Necesitamos ponernos a trabajar rápidamente para hacer frente a lo que se viene. Todas nuestras embarcaciones de casco simple van a tener que ser renovadas por doble casco y que no terminen construyéndose en Brasil, en Paraguay, o en Uruguay, y no en la Argentina, porque son barcazas
que están en el cabotaje nacional”, resaltó Virasoro.

Comentan Cayo Ayala y Juan Carlos Schmid
La clave del factor laboral

Los trabajadores jugaron un rol fundamental en el andamiaje que permitió la botadura de la barcaza “Argentina V”.
Como lo explicó Cayo Ayala, secretario general de la Federación Marítima Portuaria y de la Industria Naval (Fempinra), “tras una decisión estratégica, el sindicato se puso a disposición del empresariado. Se convenció al armador y así y se realizaron las cinco unidades en el astillero Domecq García, donde se exhibió la mejor calidad del mundo. Vale decir que mantenemos la calidad de la mano de obra pero los controles son internacionales, no son nuestros. Estábamos a la altura de las circunstancias”.
Desde esta perspectiva, y tras señalar que para la Fempinra, preocupa tanto la marina mercante como la industria naval, Cayo Ayala dijo que “en este momento, debemos dar prioridad al mercado de fletes”. Para el gremialista, “todos conocen la pérdida de carga que ha sufrido la Argentina en esta última etapa. Lo que pasa es que al crecer la demanda vinieron unidades de todo tipo y el país fue disminuyendo el porcentaje de su participación en este mercado. Y en el puerto nos está pasando más o menos lo mismo. La demanda viene superando la respuesta de nuestras terminales y entonces se desvía hacia Uruguay y Brasil”.
Ayala recalcó que “no queremos ser dueños absolutos de la carga, pero si tener como mínimo una porción de la misma que nos garanticen en qué condiciones está el mercado y cómo se está trabajando. Nosotros estamos perdiendo carga en un momento donde el mundo está disputando puestos de trabajo porque de nuevo la crisis internacional trae como consecuencia ajuste de empleo como sucedió en la década del 90”. Queda claro entonce que la preocupación actual de la Fempinra es recuperar protagonismo en este escenario.
“Esto es de fundamental importancia porque el mercado de fletes hace a los recursos de la nación, a un oficio histórico para el pueblo argentino, en especial para toda el zona costera de nuestro país. Para eso debe resurgir con toda fuerza la industria naval, porque es un legado histórico que nos dejaron hombres de la talla de Manuel Belgrano y el almirante Storni, Belgrano. Desde la Fempinra tenemos la obligación de apuntalar esa flota fluvial que algunos se encargaron después de desdibujar y de distraer”, concluyó Cayo Ayala.
Para Juan Carlos Schmid, secretario adjunto de la Fempinra y titular del Sindicato del Personal de Dragado y Balizamiento, “cualquiera que lee la historia de la navegación va a encontrar que incluso hubo guerras para tratar de participar del control del comercio exterior. El único que no se preocupa es la Argentina. Entonces, los trabajadores, que tenemos una dinámica y una mirada de interpretar las cosas, queremos discutir con los empresarios cómo resolvemos, de la mejor manera posible, el despegue de toda el área, porque en la medida que existan empresarios prósperos, armadores que hagan buenas ganancias, y trabajadores bien pagos, los sindicatos se van a fortalecer”.

AGUSTÍN BARLETTI para Transport&Cargo - El Cronista

 

 

 

 

Home  /  Secretarias  /   Consultas  /  Editoriales  /  Puertos  /  Revistas  

FEMPINRA
Federación Maritima Portuaria y de la Industria Naval de la
Republica Argentina © 2008