Editoriales


Juan Carlos Schmid, Secretario Adjunto
FeMPINRA

Moyano y la coherencia
del Peronismo



La demostración de Hugo Moyano el pasado 4 de marzo, no solo pudo“mostrar” la fortaleza de los camioneros sino que también puso en evidencia el protagonismo de los Trabajadores en la actual hora del país. A través de los años, el obrero argentino sobrellevó el acoso de distintos peligros, desde las crisis internas a las claudicaciones, al interpretar de manera resignada el embate de la ola neoliberal.
Moyano luchó contra las recomendaciones malsanas de los organismos internacionales, combatió ferozmente contra el endeudamiento. Nunca se rindió ante el flagelo de la desocupación y hasta llegó a promover la rebelión fiscal que hizo temblar el corazón del sistema.
Hurgar en el pasado reciente nos permite revalorizar el legado de este compañero y nos obliga a asumir nuevos desafíos en torno a afianzar el rol del Movimiento Obrero, de aportar a las políticas de raíz nacional, de incluir a tanto compañero todavía desprotegido.
Es allí donde la CGT tiene una tarea gigantesca…ser capaz de articular las fuerzas productivas, las economías regionales, los trabajadores fabriles, los rurales, los estatales y los privados. Diseñar un plan de integración territorial: trabajo, trabajo… y más Trabajo con Justicia Social y bases sólidas que sirvan de soporte a un modelo productivo, diversificado, estable, concebido en tiempos difíciles porque estamos en un mundo sacudido por la inestabilidad. No estamos solos en esta patriada. Se que millones de compañeros vivieron como propio este acto. Mientras tanto, los voceros del sistema no se cansan de desacreditar, intrigar, vociferar, difundir cantos mesiánicos, promover alianzas y uniones a sabiendas que se fracturan al día siguiente: son parte de una interesada, vieja y demencial forma de querer hacer política a la que los trabajadores no cejamos de manifestar oportunamente nuestros interrogantes y denuncias.
Hay cerca nuestro una experiencia tremenda en términos sociales y políticos. En los años ’90 hubo un proceso salvaje de cambios donde se desvalorizó la práctica política. Hubo un desenlance trágico de ese proceso en el 2001. Y la pregunta es: ¿fue Moyano un espectador pasivo o fue un luchador que buscaba cambiar las cosas? La realidad nos muestra que muchas de las rectificaciones del gobierno de Néstro Kirchner que se siguen proyectando sin calendario, son un refrescante viento reparador…porque esas medidas fueron largamente reclamadas por Hugo. Entonces, ¿por qué los sindicatos argentinos son blanco de la prensa canalla, vernácula e internacional, acusados sobre la supuesta falta de libertad sindical en nuestro país?.
A diferencia de otros capítulos de la historia argentina donde estaban claramente delimitadas las fuerzas nacionales de las colonialistas. Desde la década del ’90 se ha intentado - por todos los medios– mellar el sentir de nuestro pueblo, pretendiendo que una pléyade de alcahuetes exhiban brillos donde se transpiran grises y la máxima alhaja de esta simbología fue el entonces abrazo del presidente constitucional con el viejo marino fusilador. La materialización del proyecto nacional no admite la formulación de una viga maestra que carezca de sustancia sin sustento social, desarticulado sectorial y regional o librado al capricho inventivo de algún “especialista” entre gallos y medianoches.
El movimiento obrero argentino se ha nutrido de un cuerpo legal– la Constitución de 1949 – poniendo desde entonces las organizaciones al servicio del ideario del Gral. Perón y la compañera Evita. Con el devenir del tiempo el movimiento obrero ha recuperado su lozanía, adecuando prácticas, aprendiendo de los errores… pero fundamentalmente desarrollando una forma de pensar propia, que insiste en nutrirse de las históricas banderas nacionales, federales y populares.
Por eso también este movimiento sindical es único, pragmático y esencialmente peronista.

Juan Carlos Schmid
Secretario Adjunto

 

 

 

 

Home  /  Secretarias  /   Consultas  /  Editoriales  /  Puertos  /  Revistas  

FEMPINRA
Federación Maritima Portuaria y de la Industria Naval de la
Republica Argentina © 2008